Olivia Salomón en la burbuja de Claudia Sheinbaum

Historias de un joven reportero

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizInc

La resiliencia en la política es una virtud poco valorada y una práctica inusual entre los hombres y mujeres que integran este círculo rojo.

La resiliencia es el proceso de adaptarse bien a la adversidad, a un trauma, tragedia, amenaza, o fuentes de tensión significativas, como problemas familiares o de relaciones personales, problemas serios de salud o situaciones estresantes del trabajo o financieras. Significa “rebotar” de una experiencia difícil, como si uno fuera una bola o un resorte”, así lo define la Asociación Americana de Psicología.

En tiempos electorales, pocos son los y las políticas que saben adaptarse a la adversidad.

Los procesos internos de Morena para definir a sus candidatos a la gubernatura del estado y a la alcaldía de Puebla desnudaron a aquellos mezquinos que, a través de prácticas gansteriles, arrebataron posiciones a la mala baja amenazas abiertas de romper la unidad que tanto trabajaron Alejandro Armenta y Pepe Chedraui.

Sus quince minutos de pataleos y sus berrinches bastaron para conseguir candidaturas federales por distritos al interior del estado y otras locales en la capital para sus hijos y parejas sentimentales a pesar de su nulo capital político y su pésima imagen frente al electorado poblano.

Política del más bajo y paupérrimo nivel.

Pero, no todas las personas que aspiraron a un cargo de elección popular y que no alcanzaron sus objetivos exhibieron su hambre de poder, sus miserias y sus inverosímiles aires de grandeza.

La resiliencia es el proceso de adaptarse bien a la adversidad”.

Luego de no conseguir la postulación como candidata de Morena al gobierno del estado, Olivia Salomón dio muestras de su madurez política al respaldar –sin reservas– la nominación de Armenta Mier como el abanderado de la coalición Sigamos Haciendo Historia.

En lugar de encaminarse a la ruta del chantaje e inscribirse como aspirante a candidata al Senado, a la alcaldía de Puebla y hasta por un distrito federal y local, la exsecretaria de Economía se tomó unos días de descanso y se refugió en el cariño de su familia para replantear su futuro político tras cosechar grandes relaciones y una cercanía valiosísima con Claudia Sheinbaum.

Además del gobernador Sergio Salomón, Olivia es la otra poblana que cuenta con todos los afectos, querencias y deferencias de la futura presidenta de México.

Sin aprovecharse de esta amistad como otros hubieran hecho, Salomón Vivaldo optó por seguir operando para Sheinbaum Pardo desde su trinchera y alejada de los reflectores.

No había mitin, acto público o encuentro con militantes y sociedad civil de la candidata presidencial de la 4T en el que Olivia Salomón no estuviera presente y en los lugares más cercanos a la exjefa de gobierno de la Ciudad de México.

Mientras en la aldea todos buscaban una parte del botín político sin los merecimientos necesarios más que el hecho de reventar las negociaciones, la empresaria optó por caminar hombro a hombro con la primera mujer que portará la banda presidencial y que se sentará en la Silla del Águila por los próximos seis años.

Resiliencia en su estado puro.

Hoy, Olivia Salomón cosecha los frutos de su esfuerzo.

Su incorporación como la única poblana a su equipo compacto de campaña como enlace empresarial es el reconocimiento a su talento, a su crecimiento vertiginoso como política y a la gran mujer que es.

Pocos pueden presumir ser parte del primer círculo de Claudia Sheinbaum y Salomón Vivado tiene el orgullo de formar parte de la burbuja de la futura presidenta de México.

En la campaña de Andrés Manuel López Obrador, fue Alfonso Romo quien fungió como coordinador de enlace con los empresarios y después ya en su gobierno ocupó la Jefatura de la Oficina del presidente por dos años.

De ese tamaño es el encargo de la poblana en el equipo de Sheinbaum.

Olivia Salomón tiene ya pase automático al próximo gabinete.

Una mujer poblana en las grandes ligas.

Muy merecido.

Related Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *