Abdala, el ganador

La militancia cuando es congruente premia. Eso lo sabe de sobra el ex delegado de la Secretaría de Bienestar Rodrigo Abdala D’artigues, a quien primero se le vio competir por la Coordinación para la Defensa de la Cuarta Transformación en el estado y luego por la Coordinación en el municipio de Puebla.

No le alcanzó para la nominación estatal, pero tampoco para la municipal, y ese escenario se puede dar por cierto aun cuando no se ha revelado la encuesta que permita figurar la lista de las personas finalistas para convertirse en candidato formal.

Aunque ninguna de las dos posiciones en disputa, fueron para este cuadro del Movimiento de Regeneración Nacional, no significa que haya fracasado en esta etapa del movimiento y en la competencia por obtener nuevas responsabilidades.

Rodrigo Abdala se alista para una de las más notables encomiendas en su carrera política: ser el coordinador de la campaña de Alejandro Armenta, el abanderado más aventajado en la antesala de la contienda política que tiene como principal rival a Eduardo Rivera, el ex edil de la capital postulado por el PAN-PRI-PRD.

Además de funcionario en el gobierno federal, Rodrigo Abdala tiene profundas raíces en Puebla. De fina cuna estudio desde muy niño en el Colegio Americano, lo que rompe con un paradigma en la izquierda ortodoxa que dicta que sólo clases humildes pueden entender las necesidades que surgen de la pobreza y la falta de oportunidades.

Además de tener parentesco en segundo grado con el director general de Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett Díaz, dueño de una de las voces más influyentes en el ánimo del presidente Andrés Manuel López Obrador, es primo hermano de los Moreno Valle, hijos del fallecido contador Rafael Moreno Valle Sánchez, impulsor del deporte poblano con lazos sólidos con grupos de poder en Puebla y la capital de la República.

Fue diputado federal en la LXIV Legislatura en 2021 pero desde que triunfó el movimiento del tabasqueño ahí estuvo como servidor público y era de los pocos poblanos en recibirlo, saludarlo de mano y acompañarlo a los templetes en todas las giras que efectuó en el territorio poblano.

Es casi familiar la manera en que como presidente saluda a este poblano proveniente de una acaudalada familia que hizo crecer su patrimonio en la etapa de pujanza en la industria textil.

Las valoraciones que debió haber hecho el candidato Armenta para escoger a su coordinador de campaña en una etapa decisiva para el proceso parecen estar a la vista. Abdala D’artigues no tiene muertos en el armario ni escándalos que valgan descalificación alguna.

Como delegado de Bienestar ha recorrido el territorio y conoce con detalle cada una de las comunidades como para trazar una estrategia inteligente y toma de decisiones en los dos meses que abarcará la campaña a partir del primer minuto del 1 abril.

No solo eso, pues como uno de los miembros de la comunidad libanesa y de clases medias y altas de la exquisita sociedad poblana, se convierte en un puente de plata entre el candidato a gobernador de Morena-PT-Verde con sectores con los que la 4T tiene una accidentada y dificultosa comunicación.

Rodrigo Abdala, el futuro coordinador de la campaña de gobernador ganó perdiendo. Lecciones de política pura.

@FerMaldonadoMX

Related Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *